XALAPA, VERACRUZ 24 de Junio .- CUANDO PASAN LAS CIGUEÑAS Y LAS ECONOMÍAS DE GUERRA (PRIMERA PARTE) LINO PEREA FLORES (*) Xalapa de Equez, LUNES 13 de junio del 2011. Cuando pasan las cigüeñas es el nombre de una película rusa extraordinaria de época de los años cincuenta del siglo pasado, que retrata las crueldades de la segunda guerra mundial que protagonizan una pareja de enamorados que se ven obligados a separarse cuando comienza la guerra, porque al muchacho moscovita se le obliga a ir al frente de batalla en contra de los alemanes. Este filme retrata de una manera humana el desenlace de una pareja dentro de una temática que es antibelicista y no propagandística, por lo que traemos a consideración el símbolo de la cigüeña por ser el emblema que caracteriza la paz y el sentimiento anti guerra. La economía vista desde la perspectiva de la producción de bienes materiales, requiere de que prevalezcan períodos sostenidos de estabilidad y certeza para que se puedan transformar positivamente los estilos de vida de una nación, lo que en nuestro país ha sido difícil de concretar porque a lo largo de nuestra historia, se han dado innumerables sucesos de violencia que han impedido que se tenga continuidad en los procesos económicos. Irónicamente el pleno empleo se logra en épocas de guerra. En nuestro país, en los últimos cincuenta años la estabilidad política de las administraciones sexenales ha estado acompañada de violentas sacudidas económicas con secuelas de devaluaciones y desempleo, que han desembocado en situaciones que han comprometido la viabilidad de México, por lo que la estabilidad política es una condición necesaria pero no suficiente para que haya crecimiento económico. Se requiere por otro lado, que las sociedades no se deshumanicen y que se respete la vida de todos los individuos, que al igual que la paz emblemática mencionada en la película soviética, también se contemple para la población en su conjunto el lado amable de la convivencia pacífica, que se vuelve una aspiración social. Ello sugiere escenarios que no deriven en situaciones que deshumanicen el acontecer diario en detrimento de las mayorías. Un corolario a este desenlace es que se requiere que el crecimiento económico también conlleve un cambio valoral, que por principio de cuentas respete la vida humana, lo que habrá de traducirse también, en mejores estadios de bienestar para la población de México al fortalecerse económicamente a través de las vías democráticas. En forma constructiva esto significa que en nuestro país y en cualquier sociedad, lo más relevante es alcanzar mejores niveles de vida para todos, pero dentro de un marco de respeto, de ley y orden, ya que de esta manera se preserva la paz y la población se desarrolla mejor. Comentarios: perealino@yahoo.com.mx (*)Maestro en Ciencias y Doctor en Economía por la London School of Economics and Political Science, de la Universidad de Brunel y la Universidad de Londres, Inglaterra.